Inicio 5 Salud 5 El gran guerrero contra el SIDA es un clon
Uno  de  los  avances  más  prometedores  en  la  lucha  contra  el  sida  se  ha  producido  recientemente:  el  aislamiento,  a  partir  de  personas  infectadas  con  el  VIH,  de  una  serie  de  anticuerpos  capaces  de  neutralizar  no  solo  al  virus  que  los  indujo  en  el  cuerpo  del  paciente,  sino  también  a  la  mayoría  de  las  cepas  virales  que  circulan  por  la  población  humana.

http://www.madrimasd.org/informacionidi/noticias/noticia.asp?id=58425&origen=notiweb&dia_suplemento=jueves

Dos  trabajos  publicados  en  Nature  por  científicos  de  la  Universidad  de  Harvard  y  los  Institutos  Nacionales  de  la  Salud,  ambos  en  Estados  Unidos,  demuestran  ahora  que  ciertas  combinaciones  de  esos  anticuerpos  reducen  de  forma  drástica  la  carga  viral  en  macacos  infectados.  Ambos  grupos  proponen  ensayos  clínicos  inmediatos  en  humanos.

Los  anticuerpos  de  amplio  espectro  contra  el  sida  parecen  contradecir  la  maldición  mil  veces  repetida  y  comprobada  que  lastra  la  investigación  sobre  una  posible  vacuna  desde  hace  décadas:  que  la  enorme  variabilidad  del  VIH  convierte  cualquier  respuesta  inmunológica  contra  él  en  flor  de  un  día,  en  un  éxito  siempre  relativo  por  culpa  de  su  fecha  de  caducidad.  Pero  la  variabilidad  de  un  virus,  como  también  se  ha  comprobado  con  la  gripe,  no  es  más  que  una  máscara,  o  una  colección  de  máscaras  que  confunden  al  sistema  inmune  para  esconder  la  verdadera  esencia  del  agente  infeccioso:  las  cosas  que  son  demasiado  importantes  como  para  cambiar  con  esa  ligereza,  los  escurridizos  talones  de  Aquiles  del  VIH.

Los  trabajos  encabezados  por  Dan  Barouch,  del  centro  Beth  Israel  Deaconess  de  la  Facultad  de  Medicina  de  Harvard,  en  Boston,  y  Malcolm  Martin,  del  Instituto  Nacional  de  Alergias  y  Enfermedades  Infecciosas  (NIAID,  uno  de  los  institutos  nacionales  de  la  salud  norteamericanos),  en  Bethesda,  no  utilizan  directamente  los  anticuerpos  obtenidos  de  la  sangre  de  los  pacientes;  las  personas  que  tienen  la  fortuna  de  desarrollar  esos  anticuerpos  protectores  son  escasas,  y  su  producción  de  sangre  es  tan  escasa  y  valiosa  como  la  de  cualquierHomo  sapiens.  En  vez  de  esto,  los  científicos  han  utilizado  anticuerpos  monoclonales,  uno  de  los  grandes  avances  de  la  medicina  contemporánea,  que  les  valió  el  Premio  Nobel  en  1984  a  sus  descubridores,  César  Milstein  y  Georges  Köhler.

Cuando  el  virus  del  sida  infecta  el  cuerpo  se  inicia  una  guerra  darwiniana:  no  solo  entre  las  variantes  del  virus  y  los  glóbulos  blancos  de  la  sangre  (linfocitos),  sino  también  -o  sobre  todo-  entre  unos  glóbulos  blancos  y  otros,  en  un  feroz  proceso  evolutivo  donde  la  célula  que  produce  los  anticuerpos  más  afines  por  el  virus  obtiene  la  recompensa  de  una  mayor  tasa  de  propagación.  La  tecnología  de  los  monoclonales  permite  justamente  clonar  esos  linfocitos:  hacerlos  inmortales  y  propagarlos  cuanto  haga  falta,  incluso  a  escalas  industriales.  Esto  es  lo  que  Barouch,  Martin  y  los  demás  han  hecho  con  los  raros  y  valiosos  linfocitos  de  los  pacientes  privilegiados  de  sida,  los  que  producen  anticuerpos  potentes  y  de  amplio  espectro  contra  el  VIH.

La  eficacia  de  estos  anticuerpos  monoclonales  se  comprobó  primero  en  ratones  humanizados  (en  los  que  la  parte  relevante  de  los  genes  del  sistema  inmune  se  han  sustituido  por  su  versión  humana),  y  ahora  han  superado  la  última  prueba  antes  de  someterse  a  ensayos  clínicos  en  humanos.  Las  combinaciones  adecuadas  de  los  anticuerpos  monoclonales  neutralizantes  y  de  amplio  espectro  han  logrado  reducir  la  carga  viral  hasta  niveles  indetectables  en  un  ensayo  con  18  macacos  rhesus  que  padecían  una  infección  crónica  con  un  virus  muy  similar  al  del  sida  humano:  el  SHIV,  un  híbrido  del  virus  humano  VIH  y  de  su  primo  simiesco  SIV,  considerado  por  los  investigadores  el  sistema  modelo  óptimo  para  preparar  el  salto  a  pacientes  humanos.

En  los  ensayos  con  macacos,  el  virus  desaparece  rápidamente  de  la  sangre  y  sigue  muy  bajo  o  incluso  indetectable  semanas  o  meses  después.  Y  lo  que  parece  aún  más  importante:  cuando  el  virus  vuelve  a  subir  al  cabo  del  tiempo,  ello  no  se  debe  a  que  haya  mutado  a  una  forma  resistente  (como  ocurre  ahora  con  los  fármacos  antivirales),  sino  a  que  los  anticuerpos  monoclonales  se  han  reducido  demasiado  en  la  sangre;  por  tanto,  basta  reinyectárselos  al  mono  para  que  el  virus  vuelva  a  bajar.  Los  laboratorios  de  Harvard  y  de  los  NIH  en  Bethesda  proponen  pasar  a  los  ensayos  clínicos  en  humanos  cuanto  antes.  Creen  que  sus  anticuerpos  monoclonales  pueden  marcar  un  salto  cualitativo  en  la  lucha  contra  el  sida.

Comparte