Inicio 5 Hospitales 5 La cirugía sin sangre alcanza la madurez

Hace ya unos cuantos años la cirugía eran un tema tabú para los pacientes con hemofilia. No se contemplaba casi ningún procedimiento quirúrgico para estos pacientes salvo de extrema necesidad. Pero desde que se inició la utilización de los concentrados de los factores de la coagulación, que permiten una mejor y óptima dosificación, junto con estas técnicas de cirugía, el panorama cambió drásticamente.

En Manises (Valencia) se ha hablado sobre este tema en unas jornadas sobre, precisamente, Cirugía sin Sangre. Se ha puesto de manifiesto que este abordaje ha alcanzado su madurez y brinda excelentes resultados en cuanto a supervivencia y recuperación, además de menores tasas de complicaciones y tiempos de hospitalización.

Según ha explicado Aryeh Shander, del Hospital de Englewood en Nueva Jersey (Estados Unidos) y uno de los máximos exponentes internacionales en este tipo de técnicas, la supervivencia es muy buena y cada vez son más los hospitales que abren sus puertas a este tipo de estrategias.

Se demuestra que aquellos pacientes tratados sin sangre presentan resultados igual de buenos y, a veces, incluso mejores. Pero para que esto sea así los procedimientos deben ser multidisciplinares (hematólogos, anestesiólogos, cirujanos…) y coordinados en las diferentes técnicas y protocolos establecidos, incluyendo al propio paciente. Además, se debe fomentar una educación técnica sanitaria a los profesionales en técnicas mínimamente invasivas.

La preparación del paciente también es fundamental, ya que si se le prepara bien se pueden conseguir cifras más altas de hemoglobina antes de la cirugía programada, lo que evita la necesidad de una transfusión. Asimismo, es necesario contar con dispositivos y tecnologías que contribuyan al proceso como son los recuperadores peri-quirúrgicos, los sistemas de contención de extravasación o los sistemas que recogen la sangre que el paciente pierde en el transcurso de la intervención y que se filtra para poderla auto-transfundir a continuación con un mínimo riesgo.

Respecto a las indicaciones, se contemplan aquellos pacientes con riesgo de sangrado como son los pacientes hemofílicos, pero también para aquellas personas en que la sangre no es una opción, ya sea por motivos religiosos o médicos (presencia de anticuerpos, situaciones donde la sangre no está disponible, operaciones o intervenciones militares o civiles donde no hay disponibilidad de sangre, etc…).

Es necesario todavía concienciar sobre estas posibilidades tanto a médicos como a pacientes y administraciones ya que la escasez de sangre muchas veces hace que solo se deba utilizar en casos de extrema necesidad. Es necesario también avanzar, como concepto actual en la medicina, en el desarrollo de nuevas técnicas mínimamente invasivas tanto en la cirugía como en el diagnóstico.

Fuente: Diariomedico.com

Disponible en: http://www.diariomedico.com/2015/11/02/area-cientifica/especialidades/cirugia-general/la-cirugia-sin-sangre-alcanza-la-madurez

 

Comparte