Inicio 5 Hemofilia 5 Nueva molécula, que “imita” al factor VIII, para pacientes con hemofilia leve o con inhibidor, útil en el control de los sangrados

Se trata del Emicizumab también denominado ACE910 que ha sido desarrollado por Roche. Es un anticuerpo bi-específico humanizado (que reconoce dos antígenos) que imita al factor VIII en su función de unión al factor IX activado (factor IXa) humano. Este complejo formado por ACE910 y factor IXa activa a su vez al factor X que pasa a factor Xa. Mimetiza al factor VIII pero sin serlo. En el video que se indica más abajo se puede ver este mecanismo de acción.

Esta molécula no se ha asociado a efectos adversos graves ni alteraciones de la coagulación clínicamente relevantes. Las concentraciones plasmáticas de emicizumab se incrementan de una manera dependiente de la dosis, haciendo que los tiempos de coagulación aumentados en hemofilia, disminuyeran, como es el caso del tiempo de tromboplastina parcial activada.

En 8 pacientes de los 11 que presentaban inhibidor contra el factor VIII, no hubo sangrado (73%) y en 5 de los 7 pacientes sin inhibidores (71%) el uso a demanda de los factores de coagulación para controlar el sangrado se redujo. No se han desarrollado anticuerpos contra emicizumab.

Debido a su estructura única, no se espera que emicizumab induzca inhibidores contra el factor VIII. Tiene buena biodisponibilidad subcutánea en primates no humanos y una larga vida media (4 a 5 semanas) en voluntarios sanos y no presenta efectos adversos después de una sola administración subcutánea de 1 mg o menos por kilogramo de peso corporal.

El tratamiento profiláctico con la administración subcutánea semanal de emicizumab redujo la tasa de sangrado en pacientes con hemofilia A grave, independientemente de la presencia o ausencia de inhibidores contra factor VIII. Ningun evento adverso grave ni trombótico se han descrito. En ningún caso emicizumab produce hipercoagulabilidad.

Por otra parte, no se observó acumulación o agotamiento de factor IX o factor X emicizumab-dependiente, probablemente debido a la muy débil afinidad de unión del emicizumab a cada factor.

La administración subcutánea una vez por semana de emicizumab disminuyó notablemente la tasa de hemorragias en pacientes con hemofilia A con o sin inhibidores. En conclusión, se demuestra que la administración subcutánea de emicizumab como profilaxis es segura y tiene el potencial de reducir o prevenir los episodios hemorrágicos en pacientes también con hemofilia A grave con o sin inhibidores contra factor VIII.

Durante el año 2015 Roche desarrolló un estudio en fase III en pacientes con hemofilia A y con inhibidor, y otro en 2016, ahora en desarrollo, en pacientes con hemofilia A sin inhibidor. Este mismo año, también se pretende hacer un estudio en pacientes pediátricos.

Aunque la eficacia es mucho menor que la del factor VIII y por eso su indicación es para casos de pacientes con inhibidor o con hemofilia leve, tiene la gran ventaja de tener una vida media muy larga de hasta semanas, y que además se puede administrar por vía subcutánea. Se pretende que su indicación sea también como tratamiento complementario y coadyuvante al tratamiento con factor VIII para disminuir el número de sangrados anuales en pacientes con hemofilia A grave.

Artículo ensayo clínico:

http://www.nejm.org/doi/pdf/10.1056/NEJMoa1511769

Vídeo ilustrativo:

http://www.nejm.org/do/10.1056/NEJMdo005066/full/?query=TOC

Comparte