Inicio 5 Hemofilia 5 Proponen tratamiento contra la hemofilia utilizando células de hámster

Proponen tratamiento contra la hemofilia utilizando células de hámster.

Guiados por el doctor Isaac Monroy Chora, director de las carreras de Ingeniero en Biotecnología (IBT) e Ingeniero en Bionegocios (IBN) en el Tecnológico de Monterrey, Campus Puebla, cinco alumnos diseñaron un Bioreactor de Perfusión de Fibras Huecas que empleando células de ovario o riñón de hámster lograrían producir las células que contengan el Factor Recombinante VIII.

Mejorar la calidad de vida de personas que padecen hemofilia es el propósito de cinco alumnos de la Ingeniería en Biotecnología del Tecnológico de Monterrey, Campus Puebla quienes diseñaron un sistema de producción de células del Factor Recombinante VIII que trabajaría con células de hámster, las más parecidas al cuerpo humano.

Guiados por el doctor Isaac Monroy Chora, director de las carreras de Ingeniero en Biotecnología (IBT) e Ingeniero en Bionegocios (IBN) en el Tecnológico de Monterrey, Campus Puebla, cinco alumnos diseñaron un Bioreactor de Perfusión de Fibras Huecas que empleando células de ovario o riñón de hámster lograrían producir las células que contengan el Factor Recombinante VIII.

Se trata de los alumnos María José Ortiz Díaz, Claudia Vázquez Bernal, Andrea Gómez Lissarrague, Daniela Vega Rodríguez y Jaheli Sánchez Pérez quienes dedicaron cuatro meses a investigar las características y tratamiento de la enfermedad.

La sangre humana contiene 13 factores o proteínas que deben actuar en conjunto para que la sangre coagule, pero cuando falta el Factor Recombinante VIII se rompe la cadena y la coagulación se dificulta, por lo que las hemorragias no se pueden controlar.

La Federación de Hemofilia de la República Mexicana (FHRM) en su página oficial refiere que las personas que padecen Hemofilia no sangran en mayor cantidad o más rápido de lo normal, sino que sangran durante un tiempo más prolongado y que las heridas son muy comunes -sobre todo en niños- por lo que constantemente se busca mejorar la calidad de vida a través de tratamientos.

Para prevenir las hemorragias el tratamiento que se prescribe es el uso regular de Concentrados de Factor de Coagulación mismos que se derivan de cultivos de células no humanas para prevenir contagio de enfermedades como el VIH y el VHB o hepatitis B.

En este contexto, encontraron que la hemofilia es hereditaria, afecta en mayor medida a varones y el medicamento que contiene el Factor Recombinante VIII no se produce en México sino que es importado de naciones como Alemania, lo cual encarece el tratamiento puesto que debe ser administrado constantemente al paciente.

En México, en promedio, uno de cada 60 mil hombres padece hemofilia, de acuerdo con las cifras que revela el Registro Nacional de Personas con Deficiencias de la Coagulación mismo que indica que en los últimos cuatro años, de 2009 a 2012, el número de pacientes se elevó en un 16 por ciento.

Propuesta del Bioreactor de Perfusión de Fibras Huecas

Para bajar los costos del tratamiento y mejorar así la calidad de vida de las personas que padecen hemofilia los alumnos de IBT propusieron el uso de dos unidades del Bioreactor de Perfusión de Fibras Huecas de 500 litros de capacidad para producir el Factor Recombinante VIII en células de cría de hámster.

«El Biorreactor de Perfusión de Fibras Huecas que proponen los alumnos trabajaría con células de hámster, porque son las más parecidas al cuerpo humano, disminuyen el riesgo de ser rechazadas por el organismo del paciente y evitan riesgos de contaminación con otras enfermedades» señaló Isaac Monroy Chora.

Si los reactores trabajan durante 300 días al año la producción de células que contengan el Factor Recombinante VIII cubriría la necesidad de la población mexicana que padece hemofilia, abaratando los costos del tratamiento pues la materia prima para elaborar los fármacos se produciría en México y ya no se tendría que importar el medicamento terminado.

Además se podría lograr exportación de la materia prima para elaborar los fármacos lo cual ayudaría a que en otras naciones de América Latina el tratamiento para controlar la hemofilia sea más accesible para los pacientes.

El siguiente paso para los alumnos de IBT es tener el contacto con una empresa farmacéutica para que empiecen a producir las células que ayudarían a mejorar la vida de las personas que padecen hemofilia.

Comparte